Rodolfo Rivas

Dr. Rodolfo Rivas HD3

Rodolfo E. Rivas es un miembro graduado con honores del Colegio Canadiense de Homeopatía conocido antes como la Escuela de Medicina Homeopática de Toronto en 1998, siendo así la pasión de su vida. Él pertenece a la segunda generación de práctica de medicina natural ejercida por su padre siendo instrumental en su profundo conocimiento y entendimiento de cómo curar a las personas de adentro hacia afuera. Después experimentar personalmente el poder de la sanación y eficiencia de esta ciencia y forma de arte, él decidió estudiarla a tiempo completo.

Al tener una práctica de 16 años y testificar el poder que la Homeopatía tiene, él está convencido que realmente lo que cura nuestra mente, emociones y cuerpos físicos es la fuerza vital que escuchamos a lo largo de la historia. Algunas personas lo llaman CHI (China), Ki (Japón), PRANA (India) y otros nombres más.

Esto es seguido por la energía que mantiene nuestras mentes, emociones y cuerpo en armonía y en libertad de enfermedades y ciertas condiciones. Practicando con una mente racional, obedeciendo las leyes de una nutrición natural, personal e higiene ambiental, descanso correcto y como uno puede perder la interacción social y emocional con los seres queridos y su creador es lo que nos da el sentido de una vitalidad vibrante.

Rodolfo Rivas ofrece un cuidado de salud como ningún otro, el está dispuesto a escuchar con simpatía y tratar a quienes buscan su ayuda como un todo físico, mental y emocional. Él se esforzará por curar la raíz del problema ya sea este nutricional, ambiental, o un trauma emocional que desde ese punto la persona no ha vuelto a ser la misma, y no sólo disfrazar sus síntomas físicos con pastillas para el dolor y medicación diseñada para detener la verdadera función del cuerpo.

¿Cómo la sanación se lleva en práctica? La verdadera cura ocurre cuando aprendemos a escuchar nuestra propia sabiduría e intuición inclusive cuando tratamos de perder peso. Cuando aprendemos a obedecer las reglas de la naturaleza y hacemos decisiones que nos alejen de aquello que no nos ayuda a vivir la vida que queremos vivir. Esto podría ser la comida que alimenta nuestro templo, el ambiente que hemos aceptado como normal y esperado, la relación que tenemos con nosotros mismos y otros, y el estrés que elegimos no controlar.

¿Qué en cuanto a nutrición y estar en forma? Muchas personas no se dan cuenta que todos descendemos de personas que fueron diseñadas para moverse de un lugar a otro, pelear con la naturaleza, cazar y defenderse. Aprendemos a comer según nuestra locación geográfica, estaciones del año, suelo en donde crecimos y también la cantidad de energía que necesitamos para vivir, trabajar, jugar, tener familias, y crear nuestro mundo. Los nutrientes que comemos deberían ser acorde de donde vinimos y raza, locación, el tipo de cuerpo y también el estilo de vida que tenemos. Trabajamos sentados o necesitamos movernos contantemente por nuestras labores.

Mis especialidades. Me especializo en problemas cardiovasculares, niños de todas las edades, y pérdida de peso. Y así es como lo hago. Cualquier persona que viene a mi práctica puede sentir que amo vivir un estilo de vida sana y activa, al practicar mi deporte personal como artes marciales y boxeo o tratando de seguir las actividades extracurriculares de mis hijos. Disfruto cocinar y comer sanamente, tomando cuidado de lo que algunas personas llaman su templo. Sólo se nos ha entregado un cuerpo y creo que el abusar de él y darlo por hecho es irrespetarlo.

 

¿Cómo me diferencio de otros profesionales de la salud y homeópatas?

Al haber nacido y crecido en El Salvador, rodeado por la guerra y la violencia aprendí que la salud personal y la libertad no son garantizadas. Aprendí que lo más importante en la vida son: la seguridad personal, salud y bienestar. Uno aprende a valorar su familia y las personas que le aman a uno y lo mantienen seguro. Al salir de ese ambiente me di cuenta que los norteamericanos sufren de un estado emocional similar. Al estar rodeados por la televisión, revistas, internet y medios de comunicación a uno lo llevan a un estado de incertidumbre, temor e intranquilidad con los constantes cambios en nuestra economía y terrorismo.

Al aprender a salir de oportunidades limitadas y cambios ambientales, uno se da cuenta de otros niveles de salud y bienestar. Los niveles personales de paz y armonía con el amor hacia otros aprendí a valorar y cuidar el viaje de la vida.

La verdadera salud va más allá de la salud física y la vitalidad incluye inspiración, pasión y un sentido de gratitud hacia las personas con las que uno interactúa incluso de aquellos que tratan de tomar ventaja de uno.

Un estado personal de bienestar fueron la información correcta que se transformó en conocimiento y este conocimiento mezclado con las experiencias personales evolucionaron en una sabiduría personal.

Sus síntomas son el idioma de su cuerpo, el cuerpo habla el idioma de los síntomas no sólo físicos sino también de la calidad de los pensamientos, libertad de emociones y paz.

 

¿Cuál es el valor de mis pacientes? El tratarlos como un todo, y tratar la raíz de sus problemas.